Saltar al contenido

De mis letras, las mejores.

Aquí están los que para mí son los mejores tweets que he escrito desde que comencé en Twitter, disfruten leyéndolos.

Hicimos silencio y los besos hablaron.

Pensarte a la distancia y amarte como si estuvieras cerca.

Ser tan completo al sentir rozar tus labios con los míos.

Amanecí con ganas de volver a soñarte.

Seré papel para que algún día escribas sobre mí.

Un silencio de los que dicen todo.

Mi mejor pintura está trazada sobre los lunares de tu espalda.

Te hablaría de mi pene, pero la verdad me gustan las conversaciones cortas.

No lluevas tan fuerte, quiero sentirte en cada gota.

En ocasiones callar es también querer decirlo todo.

Entregarse al sueño y despertar entre realidades.

Cerró los ojos para sentir como hacía melodía con su piel.

Dejó tantas huellas que se hizo camino.

Hoy traigo puesta la sonrisa que me regalaste.

Recorrimos cada nota buscando ser melodía.

El que dibujó los horizontes sólo quería recorrer su historia.

Desperté y ya tu ausencia había llenado la mañana.

Sabemos estar en la misma historia pero en páginas diferentes.

Fueron muchos los recuerdos que se guardaron en forma de foto.

Hubo un tiempo en el que te pensaba como si la vida se tratara de ti.

Te amaré en voz baja hasta que el silencio no lo pueda contener más.

Los sueños de esta noche van por mi cuenta.

Me pidió el cielo y le di mis alas.

Podría callar, pero nunca dejar de escribir.

Entre el silencio de la noche hallé motivos para extrañarte.

Los que caminamos sin rumbo también tenemos un destino.

Hay ausencias en las que te haces necesidad.

Detrás de los sueños también hay realidades por habitar.

En los silencios se te nota que aún me dedicas tus suspiros.

Intenté cambiar mi camino pero siempre eras el mismo horizonte.

Camina lento para que no se note que lleva el alma llena de recuerdos.

El físico atrae, pero las letras nos describen.

Pedí un final feliz y me dio un comienzo eterno.

La soledad me abrazó mientras susurró un adiós lleno de dolor.

Las lineas fueron infinitas cuando quise escribir sobre ti.

Sus besos, a la medida de mis labios.

Tu corazón se niega a olvidarme porque ahí es donde pertenezco.

El cielo se construyó con las miradas que se perdieron buscándole forma.

Eres de esas realidades que suceden a cada parpadeo.

Silencios tan majestuosos donde sólo hay espacio para un beso.

Mis sueños se fueron en busca de nuestra realidad.

Fuimos demasiados instantes para tan poco tiempo.

Un instante que sea todos los pensamientos.

Llámame pasado cuando dejes de recordarme.

Hojas secas que bajan a escribir su historia en el suelo.

Se refugió en el silencio y supo escuchar lo que le decía su corazón.

Detrás de cada pestañeo hay horizontes infinitos.

En ocasiones el tiempo pierde la noción de mí.

Los que callan también encuentran respuestas en el silencio.

Sintió un vacío y supo que en su vida nunca más estaría.

Eres esos suspiros que en un momento se llenan de recuerdos.

Me cobijé con las páginas de aquel libro para sentir tus letras.

Leerse a sí mismo es querer saber a quién se le escribe.

Deja los recuerdos a un lado y vuélveme a vivir.

Con lágrimas vi expresar su más profundo sentimiento.

Hay ausencias que sólo con el pasar de las páginas se llenan.

Somos más de lo que nos extrañamos.

Noches en las que tu ausencia me da el último beso.

Me dejo llevar por el tiempo cuando le pierdo el rumbo a tus letras.

Somos el final de una historia que nunca tuvo inicio.

Seré breve: Extrañémonos.

Somos parte de la historia que el tintero quiso escribir.

Tengo besos para cada uno de tus silencios.

Dime que no me extrañas y miéntete a ti misma.

Ni tu mejor sonrisa logrará salvarte de mi olvido.

Hay recuerdos que llenan de amanecer cualquier noche.

Muchas miradas para tan pocos horizontes.

Somos esos pensamientos que se volvieron letras.

Mi mejor trazo se lo di a tu sonrisa.

El tiempo me condenó con tu recuerdo.

Doliste tanto que hasta en la piel te sentí.

Regresa pronto y tratemos de arreglar esto que un día le pusimos por nombre amor.

Destinos parecidos que decidieron ser realidades paralelas.

En la penumbra contemplé su piel para hacernos día.

A veces sólo quisiera llenarte las lágrimas de momentos.

Silencios que brotan donde yace una lágrima.

Al reverso de esta página sobran líneas para escribir nuestra historia.

Callemos los adentros, hay pocos versos para recitar.

Me urges Aquí, este frío no combina con mi soledad.

Sigo escribiendo, pero ya perdí los motivos.

Hay recuerdos que vienen con lágrimas de más.

Para poder devolver el tiempo hay que tener la mirada llena de pasado.

Cuando la inspiración se acaba hay que dejar descansar las letras.

Hay que saber hacerse extrañar cuando todo se pierde en la distancia.

De lugares incorrectos sólo saben las caricias no correspondidas.

Dejé de escribirte cuando preferí extrañarte.

Entre sus brazos la vida pasa mucho más lenta.

Aún dueles en cada uno de mis suspiros.

El día sigue su rumbo, mientras yo me detengo a pensarte un poco.

El último en derramar una lágrima que acabe con el sentimiento.

Realidades a las que no les cabe un sueño más.

Tu ausencia hace tornar mi vida de un color absurdo.

Por mucho que pasa el tiempo las ilusiones siguen vivas.

Para poder devolver el tiempo hay que tener la mirada llena de pasado.

Cerró los ojos y se guardó en sus sueños.

La distancia se hizo para quienes saben extrañar.

En fotos quedó guardado nuestro pasado.

De buenos lugares para vivir, me quedo con tus brazos.

Se escribe para no dejar de existir.

Guardó tantas lágrimas que se ahogó en su propio dolor.

Se me perdieron los recuerdos en un atardecer.

De sueños sin cumplir sólo sabe mi almohada.

Ilusiones en las que vale la pena vivir.

No tengo lágrimas para explicar lo mucho que dueles.

Anuncios